viernes, 25 de abril de 2008

IN THE NAME OF THE FATHER



Ayer Alf me proponía ver una peli de miedo y al final llegamos a un acuerdo. Elegimos "En el nombre del padre" y fue una opción más que acertada. Aun no la había visto y es el tipo de pelicula que te hace pensar acerca de las más que evidentes injusticias que se llevan a cabo cuando un grupo de poder necesita hacer rodar cabezas de turco porque consideran o interpretan que el pueblo pide culpables. Este film de 1993 está basado en los casos de " Los cuatro de Guildford" ( Paul Hill, Gerry Conlon, Paddy Armstrong y Carole Richardson) condenados de manera injusta en octubre de 1975 por un atentado en un pub de Guildford atribuido al IRA provisional. Viéndola sentí impotencia, pues cumplieron penas de cárcel de más de quince años cada uno. Tuve la misma sensación que la que tengo cuando me encuentro protagonizando de nuevo mi peor pesadilla: que te entierren viva. A ellos también les enterraron. Durante quince años sufrieron dentro de un nicho llamado prisión gritando su inocencia sin ser escuchados. El 9 de febrero de 2005 se publicó en todos los medios de comunicación nacionales e internacionales que Blair pedía perdón por el error de la condena indicando que comprendía su sufrimiento. Cabe destacar que los " Cuatro de Guildford" no fueron los únicos. "Los siete Maguire" ( siete miembros de la familia de Gerry Conlon) fueron condenados a diversas penas de carcel al ser acusados por apoyo logístico a la banda armada por la fabricación de las bombas que causaron el atentado. Una familia compuesta por niños de corta edad que junto con la Señora Maguire fueron condenados aportando como falsa prueba restos de nitroglicerina en sus manos. Una mujer que la única sustancia que podía tener en sus dedos era frambuesa o la salsa para el pavo de Navidad.
Sin extenderme más en esta cuestión que como todos saben ha sido uno de los peores errores judiciales de la historia y no el único, recuerdo un momento de la película en la que Gerry Conlon, en el momento de ser absuelto grita - Soy un hombre libre y voy a salir por la puerta principal- . Algunos no pueden decir lo mismo y si no ahora, más tarde, tendrán que salir por la puerta de atrás. Tiempo al tiempo.