viernes, 25 de abril de 2008

CRISIS. ESTO ESTÁ FATAL

Van pasando los días y cada vez más oigo la frase –esto está fatal-. Al principio y pese a los comentarios que desde hace ya varios meses tratan sobre esta crisis, empiezo ahora a vislumbrar por parte de amigos y familiares que las previsiones son desesperantes. Antes era algún amigo, algún familiar, ahora empiezan a ser demasiados. Tengo familiares que viven del sector de la construcción. Una de ellas me cuenta que en Barcelona, donde reside habitualmente, no se vende nada. Comenta que se venden los edificios a media construcción porque ya no pueden finalizar al carecer de financiación o porque Crédito y Caución no se hace cargo de las deudas contraídas. Solo medio funcionan las grandes constructoras a base de emplear materiales de calidad baja –media mientras que las pequeñas compañías y promotoras caen en picado.Yo no entiendo muy bien de economía pero por otro lado me cuentan que no, que las que caen primero son las grandes constructoras y que son las pequeñas las que aguantarán mejor. Son versiones diferentes pero todas van a parar a la misma cuestión.

La verdad es que me preocupa. No tanto que los grandes empresarios se hagan más pobres porque seguirán siendo ricos o menos ricos, sí que los trabajadores de a pié no tengan con qué ganarse el pan. Lo cierto es que la palabra crisis de por sí es algo espeluznante. Crisis puede significar muchas cosas, entre ellas desempleo y por desempleo familias que lo pasarán mal y otras muchas consecuencias que no enumeraré por no ser más tremendista. Busco por la red, me informo y leo que el paro en la construcción hará caer el empleo entre 200.000 y 250.000 puestos de trabajo y quizá más en el 2009 según la previsión de Analistas Financieros Internacionales. Pues apaga y vámonos.

Tengamos en cuenta que el paro en la inmigración se ha visto incrementado en un elevado porcentaje gracias a la regularización masiva y que ahora se deberá hacer frente al pago de los subsidios del 30% de inmigrantes que se calcula se quedará sin trabajo. También es cierto que los inmigrantes han sido parte fundamental para que el sector viviera su máximo apogeo. Se sugiere abaratar el precio del suelo como parte de las acciones a emprender y eso depende los políticos, entre otros. Desgraciadamente esto ya ha empezado y lo único que deseo es que acabe lo más pronto posible. Mientras, el de Polaris World, vende casitas en Murcia como churros. Claro por 119.000 euros y no por 400.000 y una hipoteca a 25 años el que menos, con riesgo a que de vez en cuando nos sorprendan con las subidas del tipo de interés. Señala Juan Soler, conocido empresario de la construcción en Valencia, que solo la subida de medio punto en el tipo de interés supone un incremento de 200 euros más en la hipoteca. Y es que 200 euros para algunos son cuatro duros pero para la mayoría es parte de la comida del mes.