miércoles, 28 de marzo de 2012

SI DON QUIJOTE FUERA MUJER

Si el ingenioso hidalgo hubiese nacido mujer, no se habría encomendado a su Dulcineo para luchar contra el "gigante". Tras varios golpes contra las aspas del molino, habría reflexionado viendo que no hay más gigante que ella, y, arreglada la lanza, se habría llevado a su " Sancha" a una ladera para relajarse ambas.

 Hubiesen conversado sobre lo divino y humano, dejando a Rocinante correr por las montañas, porque la libertad es buena, para los rocinos tanto como para los humanos.

No hubiese llevado armadura, porque la ingeniosa va a corazón abierto y se expone a lanzas directas, confía en su " Sancha" y sabe que el peligro de carecer de ella es a la vez una huída de la represión, y, porque, por supuesto, la armadura es costosa de mantener durante mucho tiempo con el mismo brillo que lo que se esconde debajo.

No se habría armado caballero, pero sí lo haría con aquél que la viera  gigante y no molino. 

Si Don Quijote fuera mujer, vería fantasmas y hombres encantados, sucesos, desatinos, amores, desafíos. Porque la ingeniosa viviría su propia historia de caballería consciente de que no es más que una historia en la que las luchas sin sentido y la imaginación desbordada, le dan sentido a su vida.

Pero cuando la ingeniosa vuelve a la realidad, pierde lo redundante que acompaña a su título, el ingenio, pero sobre todo, se pierde a sí misma, vuelve a ver molinos, y sabe que su " Dulcineo" no existe. Y entonces, deja de ser la protagonista de su vida.. que al fín y al cabo, es la novela contada por sí misma.

Ella sabe desmitificarse como lo hizo Cervantes con la tradición caballeresca, pero no necesita a nadie que emplee la pluma si no es con su mano.

Si hubiese sido mujer, se hubiera creado a sí misma.

4 comentarios:

Javier Divisa dijo...

Mola tu hipótesis, abz

Marta Arrufat dijo...

Una hipótesis diferente, gracias Javier!

Anónimo dijo...

Seguramente Cervantes cuando creó al ingenioso hidalgo estaba pensando más en la "ingeniosa". El discurso de de Quijote es tan femenino como universal y humano!

Marta Arrufat dijo...

Buen punto de vista anónimo, todos tenemos un punto quijotesco.