miércoles, 29 de febrero de 2012

A VECES PASA

Me cuentan que los principios en las relaciones y más a edades no tempranas, no son los principios de antes, en los que cualquier excusa era buena para regalar el particular brillo de ojos, ese sintomático del " estado de imbecilidad transitoria" pues no sé si debo decir locura, puesto que ésta ya viene por defecto de fábrica.

Las principios en cualquier otra parcela de nuestras vidas, el comenzar algo que conlleva un proceso nunca ha sido fácil, las circunstancias vienen como vienen, y se supone que lo fácil viene luego, cuando ya se ha inciado la pertinente etapa para completar ciclo: conocimiento-adaptación y si hay suerte y funciona, fusión, en el caso de las relaciones personales.

Hijos cada uno de un padre y una madre, manías, costumbres, carácter, etc. El cepillo de dientes,ese  que te recuerda al momento " Poltergeist" pues " ya están aqui las rutinas, los momentos de plenitud y los de "no te aguanto más". Cierto es que da miedo, ya hemos pasado muchos lo que hemos tenido que pasar y parece que te asientas en la comodidad, las relaciones pasajeras, las ilusiones que corren como trenes sin parada en tu vida. Vives igual, eres feliz igual, pero... no es lo mismo.

Te preocupas y tratas de mimarte y quererte, porque eres tú mismo tu compañero, tu pareja, tu todo. Y ese espacio es bien complicado cederseló a lo que venga. Pero si se hace que se haga de todas todas, que el tiempo pasa y hay que aprovechar cada momento que nos brinda la vida para llenarnos de que nos quieran bonito.
Cuando dejan de quererte bonito y pasan a quererte como ser humano, sin la divinidad que le corresponde al ser amado, la evidencia es que has pasado a ser un@ más. Con sentimientos, si, pero un@ m@s.

Ocurre casi siempre, pero la que les escribe no ha dejado de perder la fe en ello. Soñar es bonito, aunque la realidad golpee todos los dias a mi puerta, solo la entreabro para saber de su existencia. Que me dejen, que me dejen otra vez volver a mis sueños.