martes, 5 de agosto de 2008

CUENTA ATRÁS


Hoy es martes cinco de agosto. A treinta y dos grados, cualquiera agradece el aire acondicionado que nos congestiona y provoca dolores de cabeza. Unos van y otros vuelven. Mientras tanto, observo a los que vuelven con sonrisa de resignación al ver cómo marcha el resto. Nunca es suficiente, pero siempre hay quien agradece volver a la rutina. Las vacaciones son, para algunas personas, un calvario, la cruz que pesa sobre el lomo del pariente que no aguanta las veinticuatro horas al lado de la parienta o viceversa. Una semana o quince dias son más que suficientes para querer volver al currele. Esta es la otra cara de la época estival. El " no soporto más al inquilino" y no me refiero al alquilado en el sentido literal de la palabra, así le llama una amiga mia a su marido. Llega, se sienta, ve la tele, cena, paga los gastos de la casa y se da por hecho que cumple con el cometido. Mientras tanto, flotadores, hamacas, sombrillas, cubos , palas y rastrillos, bailan sobre los brazos de mi amiga mientras medio enseña el trasero camino de la playa a consecuencia de las pataletas y tirones al bikini de mamá porque el pequeño quiere ir donde está el tobogán. Mi amiga dice que echa de menos volver a la rutina, que si sigue así, se divorcia. Literalmente.
Empecé a hacerme la maleta mientras me planteaba la infinidad de parejas que romperán a causa de estos detalles, entre otros. Estadisticamente está claro que en verano muchas de ellas rompen por otras cuestiones. El calor libera hormonas y abre los ojos. En fin, seguiré con la maleta haciendo malabares con la ropa para evitar que se me arruguen los adornos. Lo mismo con mis vacaciones o acabaré tirandole la plancha a alguien. Literal. ;-)

8 comentarios:

Mr.Crab dijo...

La gente tiende a unirse sin otro fin que no estar solo. Tu amiga se divorciará pero volverá a tener pareja y, como ella, todos o casi. La soledad asusta porque debe ser muy mala, tan mala que nadie quiere vivir a su lado. He vuelto. Besos.

Marta Arrufat dijo...

Hola Mister Crab. ya veo que has vuelto! espero que haya ido bien. No estoy de acuerdo del todo con respecto a la soledad, es un precio muy alto el que tiene, eso es cierto, pero tiene otras cosas buenas a cambio como por ejemplo la independiencia absoluta, el no tener que dar explicaciones a nadie, etc. hay gente que prefiere eso, que no quiere hipotecar su vida viviendo en pareja, aguantar al otro o la otra por no querer estar sola. Al final siempre te acabas acostumbrando, conoco a gente que aman vivir y estar solas porque les compensa por otro lado. No sé, a gustos y a maneras de ver. Saludos y bienvenido de nuevo. Un beso.

diariodeunamujersola dijo...

wwwoooolaaaaa,morena mia.....jopetas ya habeis dicho en parte lo que pensaba decir,creo que hay personas que soportan circunstancias por temor a la soledad....porque hasta que te haces a ella y aprendes amarla....es durillo.....ahora una vez te acostumbras a tu soledad,independencia,autonomia.....es muy complicado volver a querer compartir tu espacio......pero bueno....esperemos que al menos si hay parejas que cesan su periodo de convivencia((jejejejej...esta de moda esa frase))lo hagan seguras....es basico sentir que tomas la decision adecuada.....para luego acoplarte a tu soledad con mas facilidad.....
besitos

joanpoch dijo...

Sí que es verdad, conozco casos de los que dices. Y la sabiduría popular ya lo dice, mejor solo que mal acompañado. Lo cierto es que si estás con alguien compartiendo vacaciones que te provoca ganas de volver al trabajo, lo mejor que puedes hacer es acabar con esa historia. Porque el trabajo no es que sea la mejor terapia para los problemas de pareja... bueno, al menos para mi.
Ojo con las planchas volando aleatoriamente que las carga el diablo!!!

JoPo dijo...

pues yo hasta octubre...

cheguevara dijo...

las vacaciones tienen que ser para TODOS POR IGUAL*
sino, no sirven, creo.
y menos laburar*
abraccio
CHE

Marta Arrufat dijo...

Hola Joan,
Está claro lo que dices, pero entiendo que hay parejas que se llevan muy bien en el día a dia porque no están las 24 horas juntos. Otra ocsa es cuando sí lo están y se dan cuenta de que no es oro todo lo que reluce. Ya ves, si, mejor solo que mal acompañado, estoy de acuerdo, eso sí, mejor tener una plancha cerca... por si acaso.;-)

Jopo, ánimo, el mes de octubre es maravilloso para las vacaciones, no hace frio, no hace tanto calor.. así que tranqui, que llegarán. Saludos

Hola Che!
Democracia veraniega! si señor, pero resulta que nunca son iguales para todos, que siempre hay uno que se entrega más que el otro y ahí es donde está el problema. Un abrazo.

Landahlauts dijo...

Muy difícil estar todo el día juntos, mucho.

Ya lo decía una amiga mía: "estoy deseando de volver al trabajo pa' descansá!"

Saludos

(nos hemos cruzado)