lunes, 26 de mayo de 2008

VAMONOS DE CIBERCOMPRAS


La era de la venta por catálogo no cabe duda de que sigue funcionando. Aun así emerge poco a poco la venta on line de artículos de todo tipo, perfumes, libros, hasta barcos y coches. En Estados Unidos es algo prácticamente cultural, forma parte del consumismo americano. Una, que no se puede reprimir, hurga por la red a ver si encuentra algún chollito que la calme a corto plazo, ya sabemos que la compra compulsiva no es más que una falsa solución al " ay, que estoy deprimida". Un@s comen chocolate y otr@s deciden convertirse en pobres de por vida, que si un trapito por aquí que si mira qué barato, en fin, cualquier excusa es buena para mover hacia arriba y hacia abajo y no estoy hablando precisamente de ninguna parte de la anatomía, sino de algo tan pequeño y poderoso como una tarjeta de crédito. Recién me han enviado las últimas ofertas de diferentes outlets con las últimas tendencias en bikinis de una marca conocida. Lo cierto es que cuando he ido a mirar no me he fijado en la prenda para desgracia del vendedor. Me he fijado en la modelo, perdón, en las costillas de la modelo que pueden ustedes apreciar en la foto. Ya no tengo ganas de comprar ningún bikini, al menos en esta cibertienda. No lo voy a hacer, no necesito autoconvencerme de ello. Para que a una mujer como yo, gran consumidora de ropa y textiles en general se le quiten las ganas de adquirir una prenda que le gusta es o bien porque está muy pobre, que también es el caso, o bien es que algo está fallando y está claro que lo que ha fallado ha sido la presentación del producto. Una no puede presumir de medidas de infarto, pero el bikini, que es la prenda que habitualmente uso en mis momentos playeros y piscineros, todavía lo puedo lucir. Michelines varios y alguna que otra estría a causa de la maternidad es lo que en estos momentos considero patrimonio de mi humanidad, porque es mio, pero muy humano. Todo lo contrario al costillar que muestra la tienda, de verguenza. Por cierto, próximo capítulo Barbie versus Barriguitas, hagan apuestas.