lunes, 12 de mayo de 2008

UN SÁBADO EN EL SUPER



Apreciado Señor Roig,

El pasado sábado me encontraba en uno de los supermercados que forman parte de su empresa,concretamente en el Mercadona de la calle Pablo Iglesias de Castellón, realizando la compra como vengo haciendo desde su apertura. Ante todo quiero informarle acerca de mi fidelidad a la cadena de supermercados que usted dirige manifestándole mi total satisfacción como clienta y destacando al mismo tiempo la profesionalidad del personal que allí trabaja. Por otra parte, y reconociendo que lo que ocurrió el día 10 de mayo sobre las 13,15 horas fue una excepción,es mi deseo que usted o las personas que tiene asignadas para ello sean sabedoras de lo acontecido. Me encontraba haciendo cola en la sección pescadería cuando me topé con que la persona que se encarga de despachar estaba discutiendo con una señora de una edad considerable o como coloquialmente conocemos, una abuela. La señora le pidió o le comentó algo en valenciano a lo que la dependienta le dijo que no la entendía. La señora mayor, sin ánimos de ofender le espetó de manera inofensiva un “ pues deprén el valenciá”. Creo que en todos los años que llevo yendo a comprar, jamás he visto perder la compostura a ninguna dependienta, tuviera o no tuviera la razón. Por una parte,debo reconocer que al principio estuve tentada de callarme ( como por supuesto hizo la gente que allí estaba, por cierto, la mayoría de ellos con acentos de todo tipo) pero hubieron dos cosas que me ofendieron profundamente. Una de ellas, la falta de respeto hacia un mayor, gesticulando la dependienta de forma poco menos que elegante y aludiendo a que ella hablaba español y que no le daba la gana aprender el valenciano. Hasta ahí, puedo entenderlo. Como valenciana y como española y evitando cualquier tipo de connotación política en este escrito, no se obliga a nadie a que hable valenciano si no lo quiere. E incluso entiendo que si es una recién llegada no tenga porqué comprenderlo. Otra cosa es que se desprecie en la manera en que lo hizo mi lengua materna, la que hablan mis padres, mis abuelos y miles de valencianos, quizás no tantos como hablan castellano, pero el idioma oficial de esta Comunidad es el valenciano y el castellano, y yo, puedo expresarme en las dos lenguas. Mire usted, cuando hizo el desprecio a la abuela y dijo que ella no haría ningún esfuerzo en aprenderlo es cuando yo no pude evitar el dirigirme a ella diciéndole que “ jo volie un kilo de clotxines”. Su reacción fue que no me entendía quitándose el delantal y llamando a la encargada en un ataque de chulería exacerbado. Sr. Roig, para mí hubiera sido más cómodo callarme y pedirle un kilo de mejillones, ciertamente hubiera sido menos conflictivo y yo no estaría escribiéndole esta carta. Pero hay dos cosas que no entiendo, una que se pierda la compostura cara al público y otra que Mercadona es una empresa valenciana, cuestión de la que esta señora no debe ser consciente. Es más, no soy una radical pues si educadamente se hubiera dirigido a mí indicando que no entendía, hubiera, automáticamente cambiado al castellano, pues es mi idioma también y es el que normalmente utilizo. Con esto lo que quiero darle a entender es que no tengo nada en contrade los que trabajan para ganarse el pan, sí en cambio, de la mala educación y de la intolerancia hacia aquello que yo considero como propio, pues soy deCastellón y si quiero pedir un kilo de clotxines lo pueda hacer sin temor a que por ello se provoque una situación conflictiva. Luego vino la encargada, que al principio y con cierta desconfianza me pidió mi versión de los hechos. ¿ Como?,mi versión de los hechos es que usted no es juez y yo estoy disgustada. Si bien es cierto que pidió disculpas en nombre de la empresa, cuestión que no era necesaria, me anticipó que a ella le habían contado otra versión. Le repito que aquí ya no se trata de tener la razón sino que hubo una señora que trabajando cara al público le perdió el respeto a otra y que yo intercedí porque así me salió. También me acordé en ese momento de que en esta Comunidad hay un Estatuto de Autonomía en cuyo artículo séptimo dice que la lengua oficial de la Comunidad Valenciana es el valenciano al igual que el castellano, teniendo todos el derecho a conocerlo y usarlo. También dice que nadie podrá ser discriminado por razón de su lengua y a mi se me discriminó en mi propia casa,pues no me quiso atender. Sin más, le agradezco de antemano a usted y a su equipo su atención.

Atentamente,

Un clienta decepcionada

2 comentarios:

Jesse dijo...

hola...Morena mia primera y principal felicitarte por tu reaccion ya que yo me habria sobresaltado de igualmanera,como extranjera y por motivos logicos de supervivencia me he visto desempeñando el empleo de dependienta...he de decirte que lo primero, la persona encargada de estar cara al publico ha de estra dotada minimamente de principios primarios como la educacion y por ende el respeto a los mayores,a partir de alli todo el relato del comportamiento de la dependienta me parece atroz...y eso que intento pensar que esa pobre mujer que trabaja casi 10 horas al dia para alcanzar a duras penas los 1000€ seguramente con hijos y los problemas correspondientes a una mujer trabajadora de clase ¨media¨,la hayan llevado a estallar de forma grosera con la clientela del establecimiento al que ella representa,lo cual logicamente tampoco es excusa pero se puede llegar a comprender pues, me resisto a creer que la adm del mismo contraten a personas con unos minimos de compostura y cultura ya que cada trabajador deberia estar situado segun el estatus que el mismo pueda alcanzar y si esta mujer no estaba preparada para estar cara al publico lomas logico seria la trasladaran de reponedora,limpiadora en fin que fuera de lo que la educacion compete lo del valenciano estoy completamente de acuerdo con la sra del supermercado,si no lo sabes pues aprende, es lo logico como extrangera te puedo decir que incluso no estando del todo de acuerdo con los estatutos del sistema educativo con respecto al castellano y el catalan(((eso es otro tema)))estoy completamente de acuerdo con que si desempeñas cualquier funcion laboral has de comprender minimamente la lengua madre del territorio donde te alojas primero y principal por respeto a la cultura de ese lugar a si como a sus costumbres y lengua,cuando trabaje en el pais vasco saludaba con agur afirmaba con bai y gracias eskerrik asko,has de adaptarte al medio donde te desenvuelves si no malament,ahora eso es un sintoma de inteligencia social por tanto,otro punto mas al dept de recursos humanos de mercadona ya que quiza son ellos los que no preselecionan bien su personal.....no crees?....jejejeej no veas como me he enrrollao comose nota que he..................jejeeje besos jesse

Marta Arrufat dijo...

Estoy tan, tan,tan de acuerdo contigo que no tengo nada más que añadir, eres ecuatoriana, hablas catalán pues vives en Barcelona, entens pefectament l´idioma, ere un exemple per a molta gent que naixcuts en Castelló,Barcelona, o el territori en general no el parlen. Yo no escribo perfectamente el valencciano, pero sí lo hablo, en mi casa, con mis padres, con algunos amigos y me toca la fibra que me digan como tengo que hablar porque no estoy en Madrid ni en Logroño, pero si no me entienden y me lo dicen con educación pues cambio y eso que habitualmente el castellano es el que más uso pero es que ante este tipo de cosas me vuelvo radical.