martes, 6 de octubre de 2009

PUPA


Hay quien sigue sangrando y muestra su herida regodeandose con pretensiones de buscar apoyos. Ese " mira, mira.. tengo pupa", la búsqueda del mimo ,de la caricia sincera e incondicional que sólo una madre sabe dar. Exteriorizar el dolor en ciertos momentos es como purificar esa parte enquistada que no nos deja avanzar, que no nos permite levantarnos con la mirada hacia arriba, ni siquiera autoconvencernos de que existe alguna razón, por muy absurda que sea, de que las cosas son así por algo. Hay quienes sus heridas no cicatrizan nunca, muchas de ellas.. de amor y no estrictamente de amor al prójimo, en ocasiones, son navajazos de amor propio. Sea como sea, de amor al fin y al cabo. Porque si o porque no, la búsqueda de una explicación que agrade, las dobles lecturas que nos permiten escondernos en el resquicio de la esperanza, la desesperante soledad que te empuja a agarrarte a la primera muestra de cariño que te ofrecen. Una herida de amor, es, al fin y al cabo, una media estaca en las entrañas, si, pero, no deja de ser una herida que con voluntad y valentía, cicatriza, a veces con el paso del tiempo a veces con resignación. Las heridas duelen porque saquean parte de ti, te aspiran y te contraen la esencia, son ladronas de nuestra vida y maestras de la misma. Pero no, no deja de ser una herida. Algunas tardan más en curar pero cuando lo hacen jamás vuelven a abrirse. Ése es el secreto, cerrarla para siempre y evitar abrirla de nuevo porque escapan los fantasmas del pasado. No duele más porque más se grite, las peores son, sin duda, las que se esconden tras un brillo de ojos imposible de adivinar si se debe a una extrema felicidad o más bien lo contrario. Duele porque tiene que doler y porque a veces se gana y otras se pierde. Aceptemosló y aprendamos a curarnos. Tiritas para todos.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Las heridas de amor propio no cuentan mucho, sólo nos hacen sufrir si nosotros realmente queremos... Las demás son tan necesarias como respirar... Hay heridas dolorosas en el corazón y no sólo de amor, que le hacen sufrir eternamente... heridas de vida... pero mejor! en un muerto las heridas no sangran...
Los amigos, a veces, se reconocen en sus heridas... y a mí me encanta que nos reconozcamos en las nuestras princess...
Un beso,
Mavi

joanpoch dijo...

Me apunto a la ronda de tiritas.

Gran Marta!!!

Raúl dijo...

Yo no voy a hablar de heridas, sino de cómo hay distintas manerasde gestionarlas, y a veces, independiente de su gravedad o de lo mucho que escuezan.
Gritar de dolor no está mal; libera, exortiza, calma.
Lo verdaderamente triste (pues con ello no se colabora con el proceso natural de cicatrizado) es lamerse la herida más de lo necesario, tratando con ello de que la causa no se olvide, el dolor no llegue a mitigarse, y los demás sepan irremediablemente que estamos doloridos.

Alex dijo...

...pero...
...las heridas profundas...
...aunque cierren bién...
...dejan cicatriz...
...no?...

;)

Anónimo dijo...

Un corazón sin cicatrices es como un libro en blanco...

Las heridas se cierran todas, y los únicos apoyos somos nosotros mismos asidos al bastón del tiempo.

Pero hay que diferenciar entre un rasguño y una herida verdadera y profunda. El rasguño desaparecerá sin dejar rastro, cura por si solo.La cicatriz de una herida profunda, permanecerá ahí por siempre, y cerrará tras un proceso que dependerá del tipo de piel de cada uno, con tiritas o sin ellas, para recordarte el porqué de tu herida. Son lecciones de vida que no debemos ignorar.

Tiritas, (parches), para quien las necesite. Yo prefiero un buen sistema inmunitario.

Un saludo.

Euroactiva dijo...

Hola, queria invitarte a que agregues tu blog a espainfo.es
es un directorio de webs y nos gustaría que estuvieras.
saludos

Diego

jordim dijo...

Lamentablemente no olvidamos...

Riada dijo...

Duele porque te llega, porque somos human@s. A veces se gana, a veces se pierde, aunque a algun@s les parezca un juego no lo es.
Y sí, aprendamos a aceptar. Tiritas paara todo el mundo.
Gran post. :)
Salud.

chaly vera dijo...

Ninguna explicacion podra agradarnos...