viernes, 13 de junio de 2008

HUELLA EN LA PIEL



Conocí a un tipo una vez que llevaba la cara de su novia tatuada en el muslo. Lo cierto es que el tattoo estaba muy logrado y el retrato era asombroso. Lo rodeaban pájaros, corazones y otros elementos característicos de una invitación de boda estilo años 80, de esas de las palomitas troqueladas con corazones de marfil, vamos, “ la mar de arreglao”. Si es que por haber, hay de todo. No pude evitar pensar, en esos momentos de debilidad y arranques horteras que una tiene, que era muy romántico, que si se había expuesto a semejante trabajo de aguja era porque la tenía que querer mucho. Hay mucha maneras de demostrar afecto y ésta es algo “kitsch”. Cabe recordar la tópica frase de “ Amor de madre”, ese tatuaje incrustado en la piel ajada y morena del fornido currele, o el ancla “ popeyera” del marinero con perilla. Dicen que los tatuajes son para toda la vida y menos mal que esa afirmación no es del todo cierta. Actualmente existen métodos, tales como la sustitución del dibujo por un tatuaje tribal o el laser, que además de ser carísimo, su efectividad no es del todo completa y el procedimiento requiere anestesia local, vamos que es más facil hacerse un tatuaje que quitárselo. Por un momento de amor y frenesí que nos dá por hacernos dibujitos con el nombre o cara del actual, va y resulta que si no te sale bien vuelves a la aguja o a la cirugía. El caso es que el tipo en cuestión se ha divorciado y no he podido evitar preguntarme que habra hecho con esa “obra de arte que quita el sentío”. ¿Le habrá puesto bigote y cuernos de vikinga a su ex?. Por esta misma razón he dejado de fantasear con el hecho de que mi actual se me presente un día con un tattoo de mi cara bajo la luz de la luna y un escrito que ponga “ Marta in the night”. Borraré esa idea de mi mente.

10 comentarios:

Landahlauts dijo...

Hace años, cuando un tatuaje era algo más marginal, escuché de un tipo que se quemó un tatuaje con una plancha. Lo hizo al aprobar unas oposiciones de Polícia Local en Granada, en las que había un reconocimiento médico y prohibían expresamente llevar tatuajes.

Es la solución más rápida y barata.

Podríamos preguntarle también a Johnny Deep que hizo con aquel "Winona Forever" que decoró su antebrazo derecho durante algunos años...

Saludos, Marta.

Fernando Nos dijo...

Al margen de que no me gusta nada la moda de los tatuajes, no quiero imaginarme lo que será, el día de mañana, una generación de viejos "ilustrados". Se me ponen los pelos de punta.

Marta Arrufat dijo...

Mantuvo una relación con Winona Ryder con la que coincidió en el rodaje de 'Eduardo Manostijeras', durante su noviazgo se tatuó el nombre de la actriz, y después de la ruptura, modificó el tatuaje dejandolo en 'Wino Ryder'( borracho para siempre); no es el único tatuaje de Johnny Depp, tiene 11 más en su cuerpo, entre ellos los nombres de sus dos hijos fruto de su relación con su actual pareja, y el de su madre.
Hay personas que saben arreglarlo de una manera menos complicada que quemarse con una plancha querido Landa, que hay que ver...

Marta Arrufat dijo...

Y a mi, querido Fernando, y a mí. De hecho no sólo los tattoos también habrá que pensar en la generación de mujeres tatuadas y siliconadas que el día de mañana estarán arrugaitas pero con dos lolas turgentes sumando eso a los tatuajes casi que prefiero no pensar en los futuros asilos, parecerá el FIB versión COCOON!
Saludos.

Landahlauts dijo...

jajajaja
Sabes la historia completa del tatuaje de Johnny Deep, ¡qué nivel!

Yo no la conocía completa. La verdad es que le buscó una salida imaginativa, barata y, sobre todo, poco dolorosa.

Bona vesprada, Marta!

Marta Arrufat dijo...

Bona vesprada Landa, lo cierto es que sabía lo de Wino pero lo otro lo he mirado por internet... tampoco te creas, pero sí, ya de paso lo pongo todo. Mañana leeré con detenimiento tus artículos.. uf, materia compleja. Un saludo y fins demà. ( hasta mañana)

Luna Carmesi dijo...

Que arriesgado esto de los tatuajes... Con la de cosas que 'caducan'...

;-)

Marta Arrufat dijo...

Todos es efímero Luna, pero por lo visto los tatuajes se resisten. Yo no me arriesgaría a poner el nombre de nadie... por si acaso caduca.. ya te digo...

super-amigo dijo...

No pasa nada ehhh,el que quiera que se ponga lo que quiera que yo tengo el remedio para quitarselo jejejejeejejjeje un poco de desatascador del de los profesionales que contiene acido sulfurico del 90% dado en esa parte lo borra todoooooooo jijijiji

Marta Arrufat dijo...

Casi que me quedo con el método plancha que comentaba Landa... uf! que dolor!